El Marqués de Campoameno

Prudencio Mudarra Párraga (Frailes 17.III.1851 – Madrid 21.11.1907)  nace en Frailes (Jaén), donde es bautizado en su iglesia de Nuestra Señora de los Dolores y Santa Lucía, viceparroquia de la Abadía de Alcalá la Real.

Aunque apenas moró en Frailes sí vivió, y vive, en la memoria de sus paisanos con el sobrenombre de “El Rector”; por haberlo sido durante bastante tiempo de la Universidad de Sevilla, en las décadas finales del siglo XIX.

En el Archivo de Frailes este acta municipal, de 28 agosto 1896, nos lo recuerda:

El presidente [alcalde Florencio Alba] expuso que siendo hijo preclaro de esta localidad el por muchos conceptos ilustre, Excelentísimo señor marqués de Campo Ameno, considerado hoy en las selectas esferas de la ciencia como esclarecida gloria nacional, el Ayuntamiento del pueblo de su naturaleza estaba en el caso de demostrar la estimación en que le tiene, y la honra con que lo mira, haciéndole constar ostensiblemente y por modo perdurable, para que la posteridad lo recuerde con orgullo.

El Ayuntamiento tomando en consideración lo expuesto por su presidente hizo suyas aquellas manifestaciones y recogiendo la idea de perpetuar el justo renombre del ilustre rector de la Universidad de Sevilla, Don Prudencio Mudarra Párraga, Marqués de Campo Ameno, acordó que la plaza de San Miguel, donde se sitúa la casa en que nació, lleve en adelante su nombre, colocándose una honrosa lápida en ella con el nuevo título que por este acuerdo se toma[1].

 

 

 

Casa en donde nació don Prudencio Mudarra, en la plaza que lleva su nombre

En cuanto al título nobiliario de marqués de Campo Ameno llegó a Prudencio por vía de consorte, al casarse el 29 de agosto de 1881 en Sevilla, con Ana María Velázquez Gaztelu su poseedora, descendiente de un gobernador de Ica en Perú, al que el rey Fernando VI le concedió este título el año 1755.

Frailes se sigue sintiendo orgullosa de su destacado hijo y cuando en 1996 se crea una cooperativa vinícola, se decide poner al mejor de sus vinos el nombre de “Campoameno” en recuerdo de su rector. Ya desaparecida la cooperativa integrada por el Grupo Sierra Sur en 2008, su responsable decide llamar a la bodega Campoameno, bautizando con ese nombre el mejor de sus caldos[2] que se impone día a día en el mercado nacional.

 Presentación del personaje

Unas sentidas palabras de la escritora Emilia Pardo Bazán en la revista La Ilustración Artística, con motivo de la temprana muerte de Prudencio Mudarra, en 21 de noviembre de 1907, nos ayudan a comprender la trayectoria vital de este insigne hijo de Frailes.

Escribe la condesa de Pardo Bazán:

Leo en los periódicos el fallecimiento de mi antiguo amigo el marqués de Campo Ameno (a los 56 años) cuando le conocí no poseía título nobiliario alguno y era sencillamente profesor en la Universidad Compostelana. Hoy desempeñaba el cargo de vicerrector de la Universidad Central y era persona de alto copete, de posición considerable.

En treinta y pico de años, el joven catedrático que en la época agitada que precedió a la Restauración, fue un testimonio de como se abre brillante carrera el que aplica su inteligencia a tal fin –proceda o no de modestísima clase – llegó a cuanto es posible llegar dentro de esa carrera, si no hubiera muerto relativamente joven el rectorado de la Central le sonreía en perspectiva.

Y es que estaba llamado a luchar para vencer en el orden práctico por su facilidad de palabra, su lucidez de percepción, su memoria feliz y su erudición no común.

Datos biográficos. Infancia

Reproducimos en primer lugar el acta de su bautismo:

En la villa de Frailes, provincia de Jaén, Abadía de Alcalá la Real, a diez y siete de marzo de mil ochocientos cincuenta y uno, yo Don Pedro Cano, teniente de cura de la iglesia viceparroquial de Nuestra Señora de los Dolores y Santa Lucía de dicha Villa bauticé solemnemente un niño que nació en dicho día como a las dos de la madrugada, hijo legítimo de Francisco Mudarra pegujalero, y de Francisca Párraga. Sus abuelos paternos Dionisio Mudarra y María de Peña. Los maternos Gabriel de Párraga y Agustina Anguita. El padre y abuelos paternos son naturales de esta villa y los demás de Valdepeñas de Jaén. Y le puse por nombre Prudencio Patricio de san Gabriel. Fueron sus padrinos los abuelos paternos a los que advertí la cognación espiritual y sus obligaciones. Testigos Marcelino Hernández y Juan Campos, ambos vecinos de esta villa. Y para que conste … etc.

La modesta o modestísima clase de Prudencio Mudarra a la que se refiere la condesa de Pardo Bazán, en su semblanza, parece evidente en la profesión del padre, pegujalero, labrador que tiene poca tierra, un pegujal significa cantidad pequeña de siembra, o de ganado, o de caudal.

A esto debemos añadir que eran familia numerosa. A Prudencio, el menor de los hijos, precedieron: Francisca en 1836; Dionisio 1839; Braulio 1841; Helena 1842; Emilio 1844 y Felisa 1848.

Datos académicos                                                                                                   

Tres ciudades marcan la vida intelectual de Prudencio Mudarra Párraga, las tres en sus respectivas Universidades nos proporcionan abundante documentación de su rica vida académica, que podemos dividir cronológicamente en tres etapas:

  1. Granada. Formación 1861-1874
  2. Plenitud 1875-1902
  3. Éxito, truncado por muerte prematura 1902-1907

 

I Etapa: Granada (1861-1873)

La Universidad de esta ciudad nos ha proporcionado abundante documentación sobre los estudios de Prudencio Mudarra. Iniciados en 1864 en el Seminario de San Cecilio de Granada y continuados en el Instituto de la misma ciudad, con excelentes calificaciones, que culminaron en 1868 al recibir el título de Bachiller en Artes.

De 1868 a 1870 efectuó en la Universidad granadina los cursos correspondientes a la facultad de Filosofía y Letras, consiguiendo ocho premios ordinarios y al graduarse de Licenciado, el 10 de junio de 1870, obtuvo el premio extraordinario, graduándose de doctor en la misma Facultad el 3 de febrero de 1871.

Se le nombró entonces substituto personal de los catedráticos de Lengua Griega y de Estudios Críticos de los Autores Griegos, ejerciendo de profesor universitario con apenas veinte años.

 Entre 1871 y 1873 realizó los cursos de la facultad de Derecho verificando los ejercicios de grado de doctor el 28 de junio de 1873.

Continuaba, no sólo de substituto en las cátedras de Lengua Griega y Estudios Críticos de Autores Griegos, sino además en la de Metafísica.

Como signo de estabilidad al terminar la I República en 1874, se convocan oposiciones en las cátedras vacantes de Universidad y a ellas va a acudir Prudencio Mudarra, presentándose a una vacante en Santiago de Compostela que gana.

Prudencio Mudarra Párraga ingresa el 7 de mayo de 1874 de catedrático numerario en la asignatura de Principios Generales de Literatura y Literatura Española de la Universidad de Santiago, en virtud de oposición.

Sevilla. Plenitud 1875-1902

Al año siguiente cesa en Santiago por haber sido nombrado, en virtud de gradación, catedrático numerario de la misma asignatura en la Universidad de Sevilla, por Real Orden de 25 de septiembre de 1875. Orden firmada por Alfonso XII, rey desde el inicio de ese año en el que empieza el período histórico conocido como la Restauración.

El 1 de junio de 1880 fue incorporado al Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla, en cuyo ejercicio va a obtener importantes éxitos.

1881 Entronque matrimonial con la aristocracia Sevillana

Su boda el 29 de agosto de 1881 con Ana María Velázquez Gaztelu, heredera del marquesado de Campo Ameno, le convertirá en marqués consorte a la muerte de su suegro (11.XII.1886). Título que usará con frecuencia por complacerle su origen, ya que fue concedido por Fernando VI en 1755 a un buen gobernador de Ica, en Perú, y que le confirma en la cumbre de las personalidades sevillanas.

En 1892 el Director General de Instrucción Pública atestigua: Por cuanto que por Real Decreto de S.M. el rey (q.D.g.) y en su nombre la Reina Regente del Reino ha tenido a bien nombrar a Don Prudencio Mudarra y Párraga Rector de la Universidad de Sevilla con la retribución de 1.500 pesetas anuales … Retribución o gratificación naturalmente por el cargo de rector. El sueldo de catedrático numerario es de 3.000 pesetas anuales al principio, pero aumenta según se va subiendo en el escalafón[3].

También en 1892, pero en octubre se celebra el Congreso Católico de Sevilla. Sesión cuarta: entre los discursos de los participantes, hubo uno de Menéndez Pelayo, pero la prensa de todos los matices, destacó el del rector de la Universidad, marqués de Campo Ameno, considerándolo el mejor de todos: porque excitaba a la clase dirigente especialmente a la acaudalada, a que se inspirasen en las doctrinas de la Iglesia y en las Encíclicas del Papa León XIII para resolver la cuestión social, que amenazaba con la destrucción de la sociedad.

 

Los Congresos Católicos Nacionales que se convocaron en Madrid (1889), Zaragoza (1890), Sevilla (1892), Tarragona (1894), Burgos (1899), y Santiago (1902) y que reunieron a los principales dirigentes del catolicismo, trataron de revitalizar el catolicismo y también aclarar las posibles relaciones con el poder político liberal. Adoptan una postura posibilista,  aceptan la Constitución y figurar en el partido conservador. Su origen fue la Unión Católica, partido fundado por Alejandro Pidal y Mon en 1880. Prudencio Mudarra participa en casi todas las actividades.

 

En 1892 se le nombra Consejero de instrucción Pública elegido por el Magisterio de la Circunscripción de Sevilla, por unanimidad. Además fue presidente del Congreso pedagógico celebrado esos días en representación del Ministro de Fomento.

En 1895 el ministro de Fomento solicita al del Estado que se le conceda a Mudarra la Gran Cruz de Isabel la Católica, a petición del Magisterio sevillano. Y en 1896 se le impone la Cruz a Mudarra libre de gastos.

1896 a 1902. Vida política: Durante estos años mantiene correspondencia con el político canovista Francisco Romero Robledo sobre la organización del partido conservador en Sevilla y en la circunscripción de Écija, distrito representado por Mudarra[4].

Busto de don Prudencio Mudarra Párraga, obra de Joaquín Bilbao.

 

  1. Abril, 30. Prudencio Mudarra y Francisco Romero Robledo pronuncian sendos discursos en el Ateneo, “de altos vuelos” el de Mudarra según el diario Guadalete.

En 1901. Junio, del día 1 al 13 transcurre la experiencia política de Mudarra en el Congreso que debió resultar frustrante; pues cuando vuelve a Sevilla el día 13, donde por cierto es recibido clamorosamente, comunica que abandona la política y que no piensa volver al Congreso.

III Etapa. Madrid. Éxito truncado por muerte prematura (1902 – 1907)

En 1902 el secretario general de la Universidad Literaria de Sevilla certifica que don Prudencio Mudarra y Párraga catedrático numerario excedente de la Facultad de Filosofía y Letras de esta Universidad, por ejercer el cargo de Diputado a Cortes, cesó en el desempeño de su cargo el día once del corriente mes por haber tomado posesión el día siguiente, doce del actual, de la cátedra de Lengua y Literatura Española de la Universidad Central, para la que ha sido nombrado por Real Orden de primero de este mes, en virtud de concurso de traslado.

En 1903 el subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública comunica al rector de la Universidad Central que S. M. el rey ha tenido a bien nombrar vicerrector de la Universidad Central a don Prudencio Mudarra y Párraga, catedrático numerario de la sección de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de esa Universidad.

Las cualidades que la condesa de Pardo Bazán apreciaba en su amigo Mudarra  le hubieran llevado a las mas altas cimas de la vida política, si no hubiera renunciado a ella; y que ahora, cuando le estaban introduciendo en lo mas granado del medio cultural y social del mundo madrileño, vino la muerte a interrumpirle en su imparable ascensión.  A las dos y veinte minutos del día 21 de noviembre de 1907 en su domicilio calle de La Puebla, número 19, falleció víctima de una pulmonía que se le había iniciado apenas unos días antes.

 

Del aprecio que tanto intelectuales como la alta sociedad y los universitarios, sentían por Prudencio Mudarra y Párraga aparecen suficientes muestras en los periódicos de la época. Vamos a resaltar sólo una de ellas por ser la mas entrañable, ya que responde al respeto y cariño que supo infundir en sus alumnos de Filosofía y Letras y Derecho.

Estos organizaron un homenaje que aparece titulado En Honor de Mudarra en unos medios y en otros En Honor de Campo Ameno. La celebración según ABC día 8 de diciembre las tres de la tarde en el Paraninfo antiguo de la Universidad y, no en el Ateneo como habían publicado algunos periódicos y aclara la comisión: Estando agradecidísimo al señor Moret[5] por las facilidades proporcionadas … pero se trata de honrar la memoria de un catedrático, por todos querido, de ahí que su sitio sea la Universidad.

El acto, una velada necrológica, estuvo presidido por el rector de la Universidad Central con asistencia del Claustro de profesores, del decano de la Universidad de Sevilla y otras altas personalidades.

 

 

[1]                     Archivo Municipal de Frailes (AMF). Libro de actas de Cabildo de 1896. Acta de 28 de agosto.

[2]                     MURCIA CANO, María Teresa. “La industria agroalimentaria en Frailes a los inicios del siglo XXI”. Actas de las III Jornadas de cronistas e investigadores de la Sierra Sur. Frailes 2012. Pag. 168.

[3]                     Como catedrático el sueldo anual varía con su subida en el escalafón. Aparece en los títulos de los catedráticos registrados en la Universidad. Por ejemplo: los de Mudarra al principio era de 3.000 pesetas anuales. Luego el 19. I. 1897 por su ascenso al número 90 del escalafón es de 6.500 pesetas anuales. Luego número 45 escalafón 19. IV. 1901. 7500 pesetas anuales.

[4]                     Archivo Hispalense. Nº. 84-85. Revista Historia, literatura y arte. ISNN 0210. 1957. Jesús de las Cuevas.

[5]                     Segismundo Moret, jefe del Partido Liberal y presidente del Ateneo entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *