Pan, vino, tocino…

Pan, vino, tocino, oreja de cochino, copa de aguardiente fuerte, fuerte … era la cantinela con la que jugábamos las niñas a la comba en las calles y plazuelas de Frailes. Pocas podíamos imaginar que el pan y el vino, alimentos indispensables en nuestra dieta mediterránea, llegasen a conformar una fiesta en Frailes que este año llega a su XXIV edición. Gastronomía y vino van de la mano y toman la muy antigua villa de Frailes para convertirla en un verdadero privilegio de la naturaleza.

El mundo del vino ha sido tradicionalmente masculino. Desde los comienzos de la humanidad encontramos mujeres ligadas al vino, como la diosa Hathor o las Bacantes, pero la historia ha olvidado a las mujeres expertas en viticultura, vendimiadoras o bodegueras que desde hace un par de décadas empiezan a ser reconocidas y muy valoradas.

La incidencia histórica de la mujer en el vino siempre ha aparecido desdibujada, a pinceladas iregulares. Las primeras referencias enológicas vinculadas al sexo femenino habría que buscarlas en Francia. La una Nicole Barbe Ponsardín, forjadora de la marca comercial Champagne; la otra gran dama fue Jeanne Alexandrine Pommeri, impulsora del consumo de los champagnes brut o lo que es lo mismo sin azúcar añadido.

Nadie duda ya que el vino ha dejado de ser cosa de hombres, tanto a la hora de hacerlo como de tomarlo. De igual modo también encontramos un mayor número de especialistas, como periodistas, sumilleres, vendedoras, enólogas, etc.… en el sector que ayudan a promover la cercanía del vino a la mujer. La mujer aporta un plus de amor, sensibilidad y valentía a la elaboración del vino. Hay mujeres que a pesar de las dificultades no han dejado las ganas de embotellar paisajes e historias.

Y de otra parte la gastronomía en la que se esta cocinando un cambio, pero no debemos olvidar la dualidad en lo gastronómico, de una parte lo cotidiano y terrenal, frente a lo mágico y social. Aunque es tradición que sean las mujeres las dueñas y señoras de los fogones, no han sido ellas las que han dirigido las cocinas importante y señoriales. Tenemos que acercarnos a la igualdad desde una perspectiva de desarrollo económico y productivo. Es hora de reconocer a la mujer como un factor importante de independencia económica. Más mujeres trabajando es una sociedad más rica, más justa y más sostenible.

Las mujeres hemos estado a lo largo de la historia de la humanidad en todo lo que supone la preparación de los alimentos. Fueron las mujeres las que pusieron la base a la gastronomía, tirando de imaginación y capacidad de gestión en tiempos de carencia. Porque la gastronomía es parte de la identidad cultural española y también un pilar básico de su economía, y a ella contribuyen miles de mujeres de todos los ámbitos, desde chefs y sumilleres hasta trabajadoras de la comunicación, marketing, turismo, agricultura o industria.

Ha llegado de nuevo el momento de la verdad. El momento de catar nuestro vino del terreno y saborear nuestros exquisitos quesos, chacinas y dulces caseros que se producen en esta Villa desde que alcanza el recuerdo. Es el vigésimo cuarto año consecutivo que celebramos este momento convocados por el Ayuntamiento de Frailes, que ha hecho de ésta jornada una cita destacadísima dentro del calendario festivo de la provincia. En este mes de abril, nos toca abrir la botella y compartir mesa y mantel para brindar por la mujer, por las mujeres, por el vino y la gastronomía de Frailes.

FELIZ JORNADA VINÍCOLA Y GASTRONÓMICA

Un comentario en “Pan, vino, tocino…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.