En la taberna

 

José Poblador entra como un rayo en la taberna “El Atranque” de la calle Llana, coge a los milicianos por el cuello, los saca cada uno en una mano, los pasea por el centro de la plaza del Ayuntamiento y los pone contra la pared de la fachada del Hospital de Alcalá la Real situado cerca de la taberna. Sin mediar palabra les descerraja un tiro en la cabeza a cada uno y caen de bruces. El personal sanitario queda sobrecogido. Los hombres del 216 Batallón se vuelven súbitamente disciplinados como soldados de plomo y la comarca queda tan conmocionada como si hubiera sido arrasada por una nueva plaga de cigarrones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *