LA VIRGEN DE LAS MERCEDES DE FRAILES

En Frailes, la década de los 80 del siglo XIX se presenta algo penosa, se realizan amillaramientos, pero el déficit que arrastra el Ayuntamiento es de 12.000 pesetas, mientras que el presupuesto es de 18.441 pesetas. Las quejas por parte del Consistorio por los impuestos son frecuentes, unido a la poca y mala calidad de la tierra en el término municipal. Por si no bastara a ello se une la climatología adversa y la pérdida de población que se vio obligada a emigrar.

            El año 1886 era alcalde David Garrido, el más carismático de los alcaldes fraileros. En ese año se realizan una serie de obras en el cementerio, en algunos de los puentes de la villa, y en la fuente del Nacimiento y su lavadero. Pero los problemas económicos llevaron a una denuncia y posterior expediente ejecutivo contra los concejales del Ayuntamiento, acerca del paradero de varios documentos referentes a temas de recaudación y depositaría.

            Era párroco de Nuestra Señora de los Dolores, nombre con el que era conocida la parroquial de Frailes, era Diego García Bueno, y  en agosto de 1886, envía una carta al secretario de Cámara del Obispado de Jaén, en la que dice:

            En cumplimiento a lo ordenado por nuestro Excmo Prelado, según oficio de VI, echa 25 del corriente, debo decir que el suelto que publican los periódicos, respecto a este pueblo es de un todo falso, pues no hay hermita de Nuestra Señora de las Mercedes. A mí me estraño leer tal noticia, por lo que escribí al primer periódico que la dio, para que se retracte, y el no escribir a SSI al instante, preveniendo que la tal falsa noticia tenía que verse en Palacio, fue porque dige el hecho ha tenido lugar en Alcalá la Real, de él tendrán informado a nuestro Prelado, para qué escribir.

            Y efectivamente era incierto que en Frailes no hubiese ninguna imagen de la Virgen de las Mercedes. Según consta en el manuscrito sobre las aguas minero-medicinales de Frailes, redactado por  el doctor Ranz de la Rubia, y que se recoge en el libro La Memoria del Agua. Apuntes para la historia del Balneario de Frailes (Jaén). Del que es autora la misma cronista que de este artículo, se dice como en la calle principal del Balneario, existía un oratorio, que certificamos con una fotografía de época en la que se puede ver como se accedía a esta por un arco de medio punto, y en la que en verano se decía misa los domingos y fiestas de guardar. Se sabe que en esta ermita había un cuadro de Nuestra Señora de las Mercedes.

            No es de extrañar que hubiese en Frailes un cuadro con la Virgen de las Mercedes, ya que los dueños de la Estación Balnearia eran alcalaínos.

            El párroco de Frailes, se hacía eco de que en otro tiempo existió en la villa  un cuadro de la Virgen de las Mercedes, que tenía su capilla en el antiguo balneario. Nada sabemos de la suerte que corrió el cuadro, pero  Juan Carlos Córdoba, párroco de Santa Lucía de Frailes, pensó que había llegado el momento de que la imagen de la Virgen de las Mercedes volviera a Frailes. Era la ocasión idónea, ésta de la coronación canónica, para traer esta obra y acercar más a sus feligreses a la virgen, si bien, ya la devoción a esta advocación estaba muy extendida.

Y fue decir y hacer. Al joven pintor Felipe Herreros Rodero, se le encargó la ejecución de un retrato de la escultura de la Virgen que se encuentra en el templo de Consolación en Alcalá la Real. El cuadro tiene dos metros de alto y un metro y veinte centímetros de ancho; se trata de un óleo sobre tabla. La obra representa a la Santísima Virgen de las Mercedes coronada por los ángeles aludiendo a la coronación canónica que se va a realizar este verano. A sus plantas se recorta la silueta de la parroquia, en alusión a la villa de Frailes.

Es una obra de gran realismo, pues retrata con gran precisión la escultura de la virgen de las Mercedes de Gabriel Simón. La gloria celestial viene representada por el hermoso resplandor que contornea su silueta.

El cuadro llegó a Frailes el jueves 5 de junio de 2014, y a la semana siguiente, día 12, tuvo lugar la  bendición de éste que se celebró con una solemne eucaristía a la que asistió una representación de la Cofradía de la Virgen de las Mercedes de Alcalá la Real, valorando con sumo agrado la obra y el gesto de la hermana villa de Frailes.

Al finalizar el acto, la Junta Directiva de dicha cofradía trasladó el cuadro desde el altar mayor a la capilla del Sagrado Corazón de Jesús, lugar coqueto y recatado en donde los fraileros podrán fundirse en oración con la madre de Dios.

La obra de arte ha sido costeada con donativos de la feligresía frailera, y esta no es la única obra del artista Felipe Herreros Rodero que se encuentra en la iglesia de Santa Lucía.

La Virgen María, Nuestra Señora de las Mercedes, es verdaderamente maestra y educadora de cuantos deseamos seguir a  su hijo Jesús, es decir de la Iglesia y de cada uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *