¡Solo querías muerte y destrucción!

 

¡Ciego de ti, jodido anarquista, cargaste tu odio una y mil veces en mi presencia contra la Estación Balnearia. Tus estúpidos prejuicios políticos de demente te impidieron siquiera pisarla. Estabas deseando que cayera una bomba sobre el edificio para destruirlo, para convertirlo en ceniza, que era el paisaje que más de te excitaba. Solo querías muerte y destrucción!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *